Amphos 21 informa del uso de cookies en su web para optimizar la difusión de la información. Mediante el uso de nuestro sitio web usted acepta nuestra política respecto al uso de cookies. Cuentame más!
Nuclear
Amphos 21 en todo el ciclo nuclear.
Minería
Amphos 21 con la industria minera.
Agua
Amphos 21 en todo el ciclo del agua.
Sostenibilidad
Amphos 21 por el desarrollo sostenible
CCS y Cambio Climático
Amphos 21 en la captura y almacenamiento de CO2.
Otros Mercados
Amphos 21 en otros mercados.
Inicio > Actualizaciones LinkeIn
Actualizaciones LinkeIn
El buen trabajo de Amphos 21 se refleja en las noticias de La Vanguardia
El buen trabajo de Amphos 21 se refleja en las noticias de La Vanguardia // Junio 2016

Alerta por el daño ecológico que causará la ampliación del aeródromo de la Cerdanya

El plan de ampliación que impulsa la Generalitat no incluye medidas para prevenir con antelación los ruidos

El plan director que prepara la Generalitat para ampliar el aeródromo de la Cerdanya no evalúa todos los impactos ambientales que ocasionará esta instalación aeroportuaria en el territorio; tampoco introduce medidas para prevenir con antelación la contaminación acústica en la zona afectada, y, además, su realización futura supone “un riesgo” que amenaza con degradar este valle bien conservado, así como sus recursos naturales e hídricos. Así lo indica un informe elaborado por la prestigiosa empresa consultora Amphos 21, por encargo de la Associació de Propietaris del Poble de Soriguerola (Fontanals). Esta asociación ha enviado el documento a la Generalitat, entre otras nuevas consideraciones contra el polémico plan aeroportuario.

Aerodromo de la Cerdanya

Tras las protestas de los ciudadanos de la Cerdanya, la comisión de Urbanisme de Catalunya decidió el pasado 5 de abril echar el freno al plan e introducir algunos retoques antes de su aprobación definitiva. El abogado Xavier Junquera, que representa a los ciudadanos de Soriguerola, sostiene que la Generalitat “busca una aprobación en diferido”, aunque se mantienen las mismas “deficiencias” ya denunciadas en un primer grupo de alegaciones.

Las nuevas consideraciones relatan que el examen ambiental que ha hecho el Govern de este plan es claramente insuficiente. “La evaluación ambiental tendría que haberse hecho antes o en paralelo al plan director; y se ha aprobado con posterioridad (a la fecha en que Urbanismo estuvo apunto de aprobarlo definitivamente), lo que indica que sólo sirve para justificar una decisión ya tomada”, dice el abogado.


“Un enfoque pasivo”

El examen ambiental, publicado por la dirección general de Polítiques Ambientals el 14 de abril, no introduce ningún análisis del impacto acústico que tendrá la ampliación del aeródromo, pese a que se prevé un aumento del número de operaciones (cifrado en unas 19.000 anuales, concentradas sobre todo en verano). En ese examen ambiental sólo se habla de la necesidad de realizar “medidas de ruido” (a cargo de empresas homologadas) y de la posterior presentación de informes a la Generalitat “cuando se modifique el escenario de operaciones aeronáuticas”, es decir, cuando todo ya esté en marcha. “Este es un enfoque meramente pasivo, correctivo sólo a posteriori, pero sin que analice los límites asumibles ni las actuaciones por realizar desde el inicio; es inadmisible que eso pase hoy en día”, dice Xavier Junquera. Sólo se prevé, pues, seguimientos periódicos cuando las actividades estén en funcionamiento; pero no se toman medidas de base para conocer la situación de partida, ni se hacen estimaciones ante el crecimiento previsto de la operaciones, ni si estas podrían superar los niveles legales, o si haría falta aplicar restricciones u otras medidas preventivas.


Afectación en el entorno

El estudio de Amphos 21 censura que no se haya estudiado tampoco la afectación sobre el entorno del recinto aeroportuario, “cuando los impactos de las operaciones del aeródromo tienen un radio de acción que rebasa el ámbito estricto del plan”. A sólo 700 metros de distancia, están las Riberes de l’Alt Segre, un espacio incluido en el catálogo de enclaves naturales (PEIN) que forma parte de la Red Natura 2000; muy cerca se encuentra la Bassa de Sanavastre, zona de valor faunístico y botánico que queda en la zona de servidumbre del plan, y, además, muy próximos se encuentran los espacios para salvar el quebrantahuesos o las nutrias. Asimismo se resalta que tampoco se tiene en cuenta la planificación para proteger el valioso paisaje promovido en su día por el consejo comarcal.


Es insuficiente

La propia evaluación ambiental admite, asimismo, que se ha resuelto “de manera insuficiente” las medidas para mitigar la contribución de la ampliación del aeródromo al cambio climático por el incremento del consumo energético. La Oficina de Canvi Climàtic propuso hacer una estimación aproximada del aumento de consumo de energía (vuelos, movilidad) y que se incluyeran medidas para compensar las emisiones extra de gases invernadero. Pero ese análisis no se hizo, con el argumento de que las nuevas edificaciones aún no están definidas, ni se conoce la movilidad esperable porque no se dispone de información sobre el destino y origen de los viajes de los usuarios del aeródromo. Al final, las medidas para compensar las emisiones de gases se justificarán simplemente cumpliendo el decreto del 2006 sobre ecoeficiencia de los edificios y con la certificación energética C para las edificaciones terciarias.

Finalmente, a partir de la información disponible, tampoco queda claro si la red de saneamiento de las aguas residuales existentes en las poblaciones cercanos podrían aceptar las aguas vertidas desde el aeródromo o si hará falta construir una depuradora, se añade. Y hay “un riesgo muy importante” de afectación sobre los recursos hídricos (acequia de Sanavastre, la balsa de Sanavastre o el acuífero del ­Segre).


Un desarrollo inmobiliario a la sombra

La ampliación del aeródromo deportivo de la Cerdanya cuenta con el rechazo de Das y Fontanals, dos de los municipios más afectados. Sus opositores aducen que la ampliación abre la puerta a la llegada de aviones de pasajeros, con sus fuertes impactos, y que su concepción responde a los intereses de la industria turística andorrana. Un aeródromo que acoge ahora vuelos sin motor y globos aerostáticos se convertiría en una instalación sobredimensionada, dice. La superficie destinada a las actividades aeronáuticas prácticamente se duplica hasta sumar 8,5 hectáreas (nuevos hangares y ampliación de la torre de control, aunque tras las protestas vecinales se reduce la zona recreativa). En la modificación del plan se ha eliminado la zona terciaria de servicios (comercial, oficinas, restauración, recreativo...), pero se aumenta la zona de reserva para usos complementarios (de 2,85 a 4,85 hectáreas), con lo que se habilitarán en el futuro los mismos usos. “Lo que se busca es aplazar el desarrollo inmobiliario a una fase en que, según sus ideólogos, se haya superado la resistencia de alcaldes y de la sociedad civil”, dice Junquera.


, Barcelona